viernes, 13 de junio de 2008

Inspiraciones

El jardín de mi papá tiene de todo, desde papayos hasta florecitas silvestres, tiene dedos verdes!

Siempre que viajo a verlos me paseo por su gran vergel, con maquinita en mano y él feliz que le alaben sus plantitas.



Lo maravilloso es que mi papi logra, en pleno desierto nortino que cunda el verde, hospedar abejitas y picaflores y cosechar frutos...


Por supuesto que mi madre lo acompaña!!!! Ella es la que se encarga de ayudar a los picaflores y abejas polinizando el maracuyá de la casa.

Ni les cuento cómo estaban de dulces las granadas, mmmm!
También acoge en su jardín, cactus de todos los tipos y especies...
Pero son tantos que da para un nuevo comentario.
Verónica